101. Arce Rojo

Arce (Maple) Rojo

Acer rubrum ‘Schlesingeri’

Accession 3256*A

Este árbol, Acer rubrum 'Schlesingeri', fue traído al Arboreto en 1888 por el director fundador Charles Sprague Sargent. En primavera, las hojas verdes del arce (maple) rojo se mezclan con las hojas perennes de la parra euonymus que trepa por su tronco. A fines del verano y otoño, las hojas del arce se han vuelto de un rojo vivo, antes que las de otros árboles. En invierno, se puede apreciar el tronco viejo y estriado del árbol.

Escuche el segmento de audio a continuación para escuchar la historia de cómo este árbol llegó al Arboreto.

El director del arboreto William (Ned) Friedman ama el arce 'Schlesingeri'. Escúchalo hablar de este árbol y de las relaciones posibles entre los humanos y las plantas en un lugar como el Arboreto.


Segmento 1:

Este maple (arce) rojo y su acompañante euonymus—la gran enredadera que trepa por el tronco del árbol, ilustran un hecho importante sobre este paisaje—que todos los árboles en el Arnold Arboretum de la Universidad de Harvard tienen una historia de origen.


El maple rojo alto proviene de solo una milla de distancia. El director fundador del Arboreto, Charles Sprague Sargent, notó por primera vez el maple rojo en el patio de su vecino en el cercano Brookline. Sargent notó que las hojas del árbol se pusieron rojas en el otoño mucho antes de lo habitual. Interesado en un maple rojo cambiante tan temprano, Sargent adquirió un vástago del árbol y lo trajo al Arboreto en 1888.


La gran planta verde frente al maple se llama euonymus. Originaria del este de Asia, este espécimen del Arboreto se plantó en 1930.


Estas dos plantas, de pie juntas, ilustran la misión del Arboreto de cultivar y administrar todas las plantas leñosas—árboles, enredaderas y arbustos—que pueden sobrevivir en el clima de Boston.


Algunas de las plantas en este paisaje vinieron de la vuelta de la esquina. Otros fueron recolectados en valles remotos y laderas de montañas de todo el mundo. Cada uno de ellos tiene una historia que contar.


Segmento 2:

Mi nombre es William "Ned" Friedman, pero me llaman Ned, aunque no es mi nombre real. ¿Y mi titulo? Soy el director del Arnold Arboretum de la Universidad de Harvard, y también soy el Profesor Arnold de Biología Organísmica y Evolutiva en la Universidad de Harvard.


Bueno, cuando veo este maple (arce) rojo, algo maravilloso es que es una de las primeras cosas que le da la bienvenida cuando entra por nuestra puerta principal desde el exterior, desde la ciudad, al Arboreto. Y esta allí como este gran punto de entrada. Comenzó bastante pequeño. Se propagó clonalmente porque fue este tipo inusual de biología y genética lo que hizo que se volviera rojo tempranamente. Y entonces alguien tuvo que cortarlo e injertarlo en un portainjerto.


Y así comenzó aproximadamente del tamaño de un lápiz en términos de su diámetro. Pero ahora, por supuesto, mucho tiempo después, es un gran árbol, y creo que realmente habla sobre la historia de la institución. Cuando entra por esta puerta, lo primero que me gusta pensar es que la gente puede comenzar a entender que en el Arnold Arboretum, todas y cada una de nuestras 16,000 accesiones vivas tienen una historia. Tiene una historia detrás—es especial.


Es una pregunta realmente interesante, qué señales captan las plantas para comenzar a cambiar de color y dejar caer sus hojas. Nuestro Arboreto se compone realmente de dos tipos de plantas leñosas: las que son caducifolias anualmente y pasan el invierno sin hojas, y las que llamamos plantas perennes. Y puede pensar en muchas coníferas como perennes, aunque tenemos muchas plantas con flores, plantas leñosas con flores, que también son perennes. Algunas de nuestros acebos son perennes, por ejemplo. 


Pero cuando se tiene que aprender a leer las señales, si uno es caducifolio, es realmente importante leer la duración del día, la temperatura, una variedad de cosas. Pero como se puede imaginar, así como dos personas tienen una genética ligeramente diferente y pueden reaccionar al medio ambiente de manera ligeramente diferente, cada árbol es un poco diferente en la forma en que lee los factores ambientales que lo rodean, las condiciones. Es solo que en algunos casos, de vez en cuando hay un poco de extremos, y esto es una especie de curva—si usted piensa en una curva en forma de campana de la mayoría de maples rojos que se vuelven rojos casi al mismo tiempo—imagine la cola de esa curva levantada prematuramente, y este es el 0.1% extremo de árboles en el mundo que realmente tienen la genética que simplemente dice, que han leído el medio ambiente y su biología dice: "Empecemos antes". Entonces, para mí, es un pequeño recordatorio de esta maravillosa interacción compleja entre las plantas leñosas caducifolias y el medio ambiente anual. Leen el medio ambiente, se deshacen de sus hojas antes de que sea demasiado tarde, recuperan los nutrientes antes de dejar caer sus hojas. Los colores son magníficos, y luego están en el suelo.


Entonces, una de las cosas interesantes sobre este maple rojo, Acer rubrum ... en Nueva Inglaterra, ciertamente estamos acostumbrados a pensar que los maples rojos son parte de nuestro conjunto natural de ecosistemas. Usted también piensa posiblemente en maples plateados, y tal vez maples de azúcar. Y una de las cosas que creo que mucha gente en Nueva Inglaterra podría asumir es que existe una pequeña cantidad de especies de maple en el mundo basado en nuestra propia experiencia. Pero, de hecho, este maple rojo, común como lo es alrededor de Nueva Inglaterra, y es una planta muy común, le gustan los humedales, es realmente algo en lo que querrá pensar en contexto de dónde viven los maples en todo el mundo.


Y de nuevo, esto es algo que el Arnold Arboretum hace muy bien. Nos lleva más allá de nuestra perspectiva local con nuestras colecciones que son de Asia y de Europa, así como de toda América del Norte, y nos da una idea más amplia de lo que es un maple. Y en este caso, la colección de maples del Arnold Arboretum está aquí, a unos 200 metros de distancia, a su izquierda, y esta colección de maples le da una idea de lo diversos que son los maples. Y creemos que hay alrededor de 120 o 130 especies de maples en el mundo, y tenemos 70 especies de maples en el Arnold Arboretum. Entonces, si cree que los maples son solo rojos, plateados y de azúcar, le sorprenderá cuando viaje un poco por el sendero y pueda caminar por todo tipo de especies de maple que ampliarán su sentido de lo que significa ser un árbol de maple.

Toque aquí para leer las transcripciones.