107. Árbol del Cielo

Árbol del Cielo

Ailanthus altissima forma erythrocarpa

Accession 695 - 80*B

Este árbol del cielo fue recolectado a ocho millas de distancia, en la intersección de la Interestatal 95 y la Massachusetts Turnpike. En primavera, el árbol produce hojas más tarde que la mayoría de los árboles de alrededor. Para el verano, está cargado de semillas rojas aladas. Las hojas caen al unísono después de la primera helada de otoño. En invierno, sobresale la corteza gris-verde del árbol.

Las opiniones sobre el árbol del cielo han cambiado en los últimos 200 años. Escuche la historia de la recepción inicial del árbol y su eventual caída en desgracia.

El científico del arboreto Peter Del Tredici recolectó la semilla de este árbol a solo ocho millas de distancia de aquí. Él cuenta la historia a continuación.


Segment 1:

El llamado "árbol del cielo" se introdujo a los Estados Unidos de América desde China en 1784. Se adoptó rápidamente como un árbol ornamental que sobrevivió bien en condiciones difíciles y se plantó ampliamente en todo el noreste.


El director fundador de Arboreto, Charles Sprague Sargent, escribió que el árbol del cielo era notable "por su resistencia y rapidez de crecimiento, por el poder de adaptarse a la tierra y el humo, el polvo y la sequía de las ciudades, por la capacidad de prosperar en el suelo más pobre, por belleza y utilidad".


A mediados del siglo XIX, sin embargo, las opiniones habían comenzado a cambiar. El crecimiento agresivo del árbol en América del Norte causó preocupación. La capacidad del árbol para germinar de cepas y raíces significaba que podía sobrevivir en condiciones difíciles, y la multitud de semillas aladas significaba muchos árboles nuevos cada año.


Hoy, el árbol del cielo crece en callejones y grietas en el pavimento de las principales ciudades, desde Canadá hasta Argentina. Sirvió como una metáfora central en la novela de Betty Smith de 1943 Un Árbol Crece en Brooklyn, donde escribió: "No importa dónde caiga su semilla, crece un árbol que lucha por alcanzar el cielo".


En 1980, personal del Arboreto vio un árbol del cielo con frutos inusualmente rojos en la intersección de la Massachusetts Turnpike y la carretera interestatal 95, a ocho millas de este lugar. El científico del arboreto Peter Del Tredici, entonces asistente de propagación de plantas, recolectó esquejes de la raíz del árbol y los germinó en los invernaderos. De acuerdo con el diseño de familias de árboles relacionados del Arboreto, el árbol fue plantado aquí en Meadow Road.


Dentro del paisaje diligentemente controlado por el Arboreto, el árbol representa una pequeña amenaza. Sirve la misión del Arboreto de exhibir plantas leñosas que sobreviven en este clima, y como punto de partida para conversaciones sobre especies invasoras.


Segmento 2:

Mi nombre es Peter Del Tredici, trabajé aquí en el Arboreto durante 35 años y me retiré en el 2014. Soy el investigador científico principal emérito.


1980? Bueno ... guau. Ese es el año en que comencé en el Arboreto. Yo era el propagador asistente de plantas que trabajaba con Jack Alexander.


Bueno, este árbol es gracioso. El horticultor en ese momento, su nombre era Gary Kohler, y se dio cuenta de que ... En el Arboreto, las plantas estaban colocadas de acuerdo con su familia botánica, y esta familia en particular, las Simaroubaceae, tenía una ubicación en particular. El ailanthus es parte de esa familia, y no estaba en la colección. Sin embargo, es uno de los árboles más comunes que crece como planta espontánea en el noreste. Él dijo: "Debemos tener—en aras de la integridad de nuestras colecciones—necesitamos tener un ailanthus creciendo en el terreno. No deberíamos tener solamente uno ordinario. Vi uno con hermosos frutos rojos que estaba creciendo a lo largo de la Interestatal 95. Estás en el departamento de propagación, ¿por qué no vas a recoger una planta de esas?"



Así que conduje hasta allí y me estacioné a lo largo de la ruta 95, justo donde cruza el río Charles, y bajé sobre la barandilla y bajé la ladera a la orilla del río Charles, y encontré el árbol al que se refería. Tenía hermosa fruta roja. Estuve allí a principios del otoño cuando la fruta está en su coloración más espectacular, y obtuve una pala y desenterré media docena de piezas de la planta y las traje de vuelta a los invernaderos y luego las puse en bandejas la primavera siguiente. No todas crecieron, pero dos o tres si crecieron, y dejamos que se establecieran en el invernadero. Una vez que eso sucedió, las plantamos en el vivero y luego pasaron otros dos o tres años en el vivero, y luego los plantamos en el terreno.

Toque aquí para leer las transcripciones.