203. Árbol de Judea

Árbol de Judea

Cercis chinensis

Accession 637 - 2010*A

Las ramas desnudas de este árbol de Judea, plantado aquí en 2015, producen flores rosadas en primavera. A fines de la primavera, han emergido las hojas en forma de corazón, y en verano, el arbusto produce vainas con semillas de hasta 5 pulgadas de largo. En otoño, las hojas se vuelven amarillas y las vainas permanecen en las ramas durante todo el invierno.

Este árbol de Judea—como muchas de las plantas que lo rodean—es un experimento. Escuche a continuación para aprender por qué el "Explorers Garden" (Jardín de los Exploradores) es el campo de pruebas del Arboreto.

El encargado de las Colecciones Vivas Michael Dosmann recolectó esta planta en China. Escúchelo hablar sobre el viaje y la sorprendente revelación que el personal de Arboreto hizo varios años después.


Segmento 1:

Este árbol de Judea es un experimento. La especie normalmente no tolera los inviernos fríos de Boston, pero el personal de Arboreto ha reconocido que el "Explorers Garden" (Jardín de los Exploradores) ofrece un microclima protegido, dada su ubicación soleada en el lado sur de Bussey Hill.  


Por esta razón, el jardín a menudo sirve como campo de pruebas para especies que podrían no sobrevivir en lugares más expuestos. Esto le permite al Arboreto proteger e investigar una gama más amplia de especies, ampliando los esfuerzos de conservación, estudiando escenarios de impacto del cambio climático e introduciendo e hibridando plantas de valor hortícola.        


La semilla de esta planta fue recolectada por Michael Dosmann, el guardián de las Colecciones Vivas del Arboreto, en un viaje con el North America-China Plant Exploration Consortium, también llamado NACPEC.


NACPEC se formó a principios de la década de 1990. Una alianza de instituciones botánicas y universidades de América del Norte y China, NACPEC tiene como objetivo aumentar el intercambio de conocimientos entre las dos regiones con climas similares.    

 

Durante el último cuarto de siglo, ha habido casi 20 expediciones de NACPEC. Hoy, más del 25 por ciento de las plantas chinas recolectadas en la naturaleza en el paisaje del Arboreto son el resultado de esta asociación.    


Segmento 2:

Hola, me llamo Michael Dosmann y soy el guardián de las Colecciones Vivas en el Arnold Arboretum.  


En 2el 010, pude participar en mi primer viaje de NACPEC (que es el North America-China Plant Exploration Consortium— gracias a Dios que podemos decir "NACPEC", es más fácil) en nombre del Arnold Arboretum. Y en esa expedición, en su mayor parte, nos enfocamos a lo largo de las montañas Qinling, que esta mas o menos al sur de Shaanxi. Y así, pasamos un par de semanas recorriendo Taibai Shan, esta montaña al sur y al oeste de la ciudad de Xian— mucha gente la conoce por los Soldados de Terracota. Y luego, al final de ese viaje, nos dirigimos conduciendo hacia el noreste a Beijing. Entonces, nos detuvimos en algunos otros lugares en el camino.


Me acompañó Tony Aiello, curador y director de horticultura del Morris Arboretum en Filadelfia, parte de la Universidad de Pensilvania. Y luego también Kang Wang, quien es del Jardín Botánico de Beijing. Él es el director de educación allí.


Teníamos una lista de varios géneros prioritarios. Los maples eran importantes y, por lo tanto, estábamos buscando maples de la parte norte del rango por el que nos estábamos metiendo en las montañas Qinling. Y así, hay una serie de especies de maple que recolectamos en ese viaje, así como algunas otras cosas con las que nos topamos. Algunas hortensias, que fueron muy emocionantes. Pero los maples eran realmente el foco principal.


Así que en realidad habíamos terminado la parte formal de nuestro trabajo de campo, y estamos sucios, y estamos desordenados, y caminábamos bajo la lluvia y por las montañas. Y estábamos de vuelta procesando semillas en Xian, y tuvimos una pequeña tarde libre. Y así, Tony y yo decidimos explorar un poco Xian, y estamos deambulando por el bazar, probando una excelente comida y algunos fideos, y vimos plantado, en realidad no muy lejos de la mezquita allí en Xian, un árbol de Judas, del genero Cercis. Y estaba bastante cerca para estar seguros de que era un árbol de Judas, el que habíamos estado viendo en el campo, pero que no tenía semillas.


Entonces, te sientes derrotado. Estás en el campo, ves la planta que estás buscando y es infructífera. O abres las frutas y no hay semillas. Habíamos visto este árbol de Judas Cercis glabra tantas veces, y lo vimos, y pensamos, "¿Estaba creciendo en Xian?" Y tenía fruta. Y abrimos esas vainas, y tenían semillas. Y estábamos como, "Bingo." Entonces, probamos un par de esas frutas en la ciudad de Xian.


La expedición puede solo tomar un par de semanas, pero el verdadero trabajo siempre comienza al día siguiente. Ciertamente, nuestros propagadores hacen todo el trabajo— su magia— para convencer a esas semillas de que germinen, y nuestros horticultores las cultivan, las plantamos en las colecciones. Pero los estamos observando constantemente. Estamos aprendiendo constantemente algo sobre ellos. Y a veces, aprendemos que lo que recolectamos no es realmente lo que plantamos, o al menos no con el mismo nombre. Cuando floreció por primera vez, lo miré y dije: "Eso realmente no encaja con la descripción o las fotografías de cómo se ve Cercis racemosa". Y lo eliminé usando un conjunto de claves taxonómicas, o una especie de herramienta para que los taxonomistas descubrieran qué especie están mirando, y resultó ser Cercis chinesis. Una especie diferente. Eso también fue igual de interesante. Y así, hicimos lo que deberíamos hacer, e hicimos un cambio de nombre. Entonces, cambiamos el nombre en la base de datos, y luego produjimos nuevas etiquetas, y en eso estamos.



Siento mucho orgullo cuando veo algunas de mis plantas. Ver plantas allí con tu nombre como coleccionista. Entonces, hay orgullo en eso, por supuesto, y uno que puedo compartir con muchos amigos y mis colegas que han estado conmigo en estos viajes. Es maravilloso y una lección de humildad.

Toque aquí para leer las transcripciones.