210. Cedro del Líbano

Cedro del Líbano

Cedrus libani

Accession 4697*K

Varios ejemplares imponentes de cedro del Líbano se encuentran justo en el camino. La apariencia del cedro de hoja perenne del Líbano cambia poco durante el año. No florece, pero produce grandes conos femeninos que producen semillas y conos masculinos que producen polen. Cuando el polen llega a los conos femeninos, estos son fecundados. En invierno, las ramas, que mantienen sus agujas durante todo el año, pueden retener grandes volúmenes de nieve.

Muchos cedros del Líbano no pueden sobrevivir en el clima de Boston. Escuche a continuación para saber por qué este si puede.

¿Qué es la prueba de resistencia? El encargado de las Colecciones Vivas Michael Dosmann explica.


Segmento 1:

El Arnold Arboretum de la Universidad de Harvard es parte museo, parte laboratorio. Con la misión de cultivar árboles, arbustos y enredaderas que puedan sobrevivir en el clima de Boston, el Arboreto realiza muchos experimentos sobre la resistencia de ciertas plantas que no garantiza que sobrevivan en este paisaje.


El cultivo del cedro del Líbano fue un éxito temprano. Las plantas del género Cedrus crecen en el norte de África, en Asia Menor y en India y Nepal. El cedro del Líbano, Cedrus libani, crece en el Líbano, Siria y Turquía.


Valorado por su tronco recto y elegante y sus ramas de hoja perenne, el cedro del Líbano se cultivó con éxito en Pensilvania y Nueva York durante el siglo XIX. Pero los botánicos estadounidenses no pudieron encontrar un espécimen que fuera lo suficientemente resistente para sobrevivir los fríos inviernos de Boston.


Desde el siglo XVI, los exploradores de plantas habían documentado árboles de cedro del Líbano que crecían en las montañas Taurus de lo que hoy es Turquía, a altitudes de hasta 6,500 pies. Estos árboles se encontraban entre muchos pies de nieve en el invierno, lo que indica que podrían sobrevivir en entornos más fríos que otros cedros del Líbano.


En 1900, el director fundador del Arboreto, Charles Sprague Sargent, estaba ansioso por cultivar el cedro del Líbano. Contrató a Walter Siehe, un ingeniero alemán que vivía en el área que había escrito extensamente sobre la flora de las montañas Taurus, para recolectar semillas de los árboles.


El 18 de noviembre de 1900, Siehe escribió una carta a Sargent describiendo sus éxitos y gastos:


“Hace solo unos días logré obtener, después de varios intentos inútiles, 50 kilos de conos con buenas semillas. Como era necesario hacer un viaje especial, usar muchos animales de carga y pasar ocho días de tiempo para esto, estoy seguro de que no encontrará los honorarios... demasiado altos".


Sargent pagó la tarifa, y el Arboreto recibió su envío de conos en 1902. El personal de propagación y horticultura tuvo un éxito inmediato: las semillas germinadas y los especímenes sanos crecieron en el paisaje, algunos de los cuales todavía están en pie hoy.


Segmento 2:

Mi nombre es Michael Dosmann, soy el guardián de las Colecciones Vivas.


Entonces, aquí en las zonas templadas del norte, cuando hablamos de pruebas de resistencia, generalmente estamos hablando de pruebas de "resistencia al frío" o de "invierno". En otras partes del mundo, podrían hablar sobre "resistencia a la sequía" o "tolerancia a la sequía". Pero en general, en estas partes, la gente se refiere a "prueba de resistencia" y "resistencia al frío" como lo mismo.


Y, en general, ¿Qué tan capaz es de tolerar las temperaturas mínimas esa especie vegetal? La gente entiende que no se pueden cultivar palmeras en Boston al aire libre, durante el invierno, porque no toleran las bajas temperaturas. Y lo mismo puede decirse de muchas otras plantas.


Cuando se trata de pruebas de resistencia, nuestra perspectiva es probar, reevaluar las especies para ver: "Bueno, si las plantamos en la colección, sabemos que son resistentes—son resistentes al invierno". Pueden tolerar -5°F ". Bueno, tal vez sean realmente resistentes a -10°F, o tal vez incluso -12°F.


Y así, lo echamos a la suerte y podríamos plantarlas, y esperamos experimentar un invierno que las desafíe de cierta manera. Y así, muchas veces la evaluación sucede de esa manera.


Además, es importante tener en cuenta que no todos los individuos dentro de una especie son iguales. Lo sabemos. Mire todas las especies en la tierra, no todas son clones idénticos. Mientras que un individuo dentro de una especie, tal vez una especie de planta, tal vez parte de la parte sur de su rango podría ser resistente a -5°F. Tal vez si lo recolecta de la parte norte de su rango, será resistente a -25°F. Esa es a menudo la tendencia. Entonces, lo que hacemos a menudo es evaluar a diferentes individuos dentro del rango de una especie para observar la variación en su resistencia al invierno y su capacidad de sobrevivir al aire libre.


La meta inicial del Arboreto en 1872 era cultivar todos los árboles, arbustos, enredaderas y plantas herbáceas que eran resistentes en el área de Boston. Entonces, tenían que poder sobrevivir al aire libre. ¿Bueno, como lo puedes saber a menos que lo intentes?


Y así, durante su creación, el Arnold Arboretum comenzó el proceso—comenzó a probar cosas. Recibíamos cosas de viveros y jardines botánicos de Europa. Cosas que eran resistentes en Londres, donde no hace tanto frío como aquí, en los Estados Unidos. Charles Sprague Sargent probaba cosas que le enviaban sus colegas de Kew Gardens, o tal vez del Royal Botanic Garden Edinburgh. Y los cultivábamos y veíamos si sobrevivían. Entonces, desde muy temprano, desde un inicio, estábamos probando plantas para ver si sobrevivirían el clima de Nueva Inglaterra.


Entre las coníferas, Cedrus libani siempre ha sido interesante para mí. Cuando vivía en el Reino Unido, en realidad estaba investigando para la Universidad de Reading, escribiendo sobre la genética de conservación de Cedrus libani, porque en realidad es raro y está en peligro de extinción en su hábitat natural, no solo en El Líbano, Turquía y regiones alrededor.


Y así, debido a su estado de conservación, es algo que requiere mucha investigación adicional. Entonces, estaba realmente interesado en eso entonces. Y desde entonces, nunca los he visto en la naturaleza. Me encantaría algún día. Siempre me ha interesado la historia natural, las cosas que se escribieron sobre ellos. Incluso volviendo a los herbolarios viejos, la gente escribe sobre ellos. Y entonces hay mucha historia rica sobre el árbol.


Y luego, desde una perspectiva ornamental, son hermosos. Con la edad —hay que esperar 50, 75, 100 años— se vuelven planos en la parte superior y acariciados por el viento. Incluso sin los vientos, se ven un poco acariciados por el viento. Y entonces, es una de mis viejas coníferas favoritas.


Tienes esos conos, los conos masculinos en otoño están bajos y se puede rozar contra ellos, o hacer rebotar las ramas, y de repente estas columnas de humo amarillo, el polen, simplemente rodea todo. Y luego, si mira hacia arriba, verá los conos femeninos, que son bastante robustos, más grandes que un puño, y se ven como —antes de arrojar sus escamas, al menos las maduras— parecen pequeños búhos gritones sentados allí arriba en los árboles. Es realmente algo maravilloso de ver, los conos, tanto los conos masculinos como los femeninos, del Cedrus libani.

Toque aquí para leer las transcripciones.