211. Pera de Arena

Pera de Arena

Pyrus pyrifolia

Accession 7272*C

Este espécimen es uno de los centenarios del Arboreto—árboles de más de 100 años. En primavera, el árbol florece con una profusión de flores blancas. En verano, emergen las hojas brillantes de color verde oscuro. En otoño, estas hojas se vuelven rojas y el árbol produce frutos carnosos, de color amarillo-marrón cuya textura arenosa le da al árbol su nombre común: pera de arena.

¿Qué les sucede a las plantas del Arboreto una vez que están plantadas? Escuche a continuación para aprender sobre el equipo de horticultura del Arboreto.

El jefe de horticultura, Andrew Gapinski, administra los horticultores, arbolistas y paisajistas del Arboreto. Él habla sobre ese trabajo en el segmento a continuación.


Segmento 1:

¿Qué les sucede a las plantas del Arboreto una vez que son ubicadas en el terreno? Escuche a continuación para conocer al equipo de horticultura del Arboreto.


Cuando se decide dónde colocar plantas nuevas, el personal de conservación y horticultura del Arboreto evalúa una variedad de factores. Consideran dónde encajarían las plantas dentro del diseño original del Arboreto, que organiza en los terrenos, plantas relacionadas evolutivamente en grupos. También consideran las necesidades particulares de la planta en cuanto a temperatura, humedad, luz y suelo. Algunas áreas del Arboreto—incluido el "Explorers Garden" (Jardín de los Exploradores)—se han reservado para colecciones ornamentales especiales.


Una vez que se elige una ubicación y se planta un espécimen, el equipo de conservación se adhiere a un horario riguroso de mapeo e inventario, observando el crecimiento, la salud y cualquier daño a las plantas.


El Arboreto está dividido en zonas hortícolas basadas en agrupaciones de plantas, prioridad hortícola e intensidad de recursos necesarios para cuidar el área. Las zonas son supervisadas por un equipo de horticultores, arboricultores y jardineros, que mantienen el paisaje durante todo el año. El personal poda ramas, desmaleza plantas indeseables y maneja la salud del suelo. También trabajan para mitigar plagas, presión de enfermedades y sequías.


Para que los árboles prosperen en los terrenos del Arboreto durante un siglo o más, se necesita una comunidad de aproximadamente 70 empleados de tiempo completo, que administran este laboratorio viviente histórico.



Segmento 2:

Mi nombre es Andrew Gapinski, jefe de horticultura aquí en el Arnold.


Cada vez que describo lo que hago para el Arboreto, creo que es bueno relacionarlo con un museo típico. Al igual que cualquier museo, ya sea un museo de arte, un zoológico o un jardín botánico, las colecciones deben ser cuidadas por personal experto. Mi trabajo es trabajar con nuestros expertos horticultores, arboricultores y jardineros para cuidar esta colección histórica y científicamente importante.


El departamento de horticultura está dividido en tres unidades. El primero es la arboricultura, el siguiente es la horticultura, y el último es el equipo de jardinería.


Los miembros del equipo de arboricultura son arbolistas especializados en ejes aéreos para mantener los árboles. Trabajan con grúas especializadas, y con cuerdas y sillas para ascender a nuestros árboles y cuidarlos desde el suelo.


A los horticultores se les asignan zonas específicas, en las cuales supervisan el mantenimiento desde el suelo. Todo el desherbado, poda, amantillado, cuidado de la planta, y la siembra que ocurre en las colecciones. Todo lo que haría desde el suelo, los horticultores son responsables.


Y finalmente, hay un equipo de paisajismo, y está formado por tres miembros. Son responsables de todo, lo que llamamos, tareas no relacionadas con la accesión. Cualquier cosa que se le ocurra que se refiere al mantenimiento del paisaje, ya sea trazando caminos de mantillo, o manejo de basura, o podado, recortando cuerdas en los terrenos, ese es realmente el papel del equipo de paisajismo.


Como jefe del departamento de horticultura, mis funciones son muy amplias. Desde ayudar a los horticultores a tomar decisiones de priorización en sus zonas, revisar las condiciones de salud de plantas individuales y qué pasos debemos dar para remediar esos problemas, hasta la planificación estratégica. Ya sea decidiendo los enfoques de personal, o creando visiones de cómo será la horticultura en el futuro. Es mucha gestión de personal, es mucha planificación estratégica, y es mucha toma de decisiones sobre la salud de las plantas.


Como muchas de las plantas de nuestro paisaje, la pera de arena no es diferente en que está expuesta a factores ambientales, abióticos y bióticos, que afectan la salud de esa planta. La pera de arena en particular, al ser un miembro de la familia de las rosáceas, es infligida por algo llamado fuego bacteriano. Que es una enfermedad bacteriana que entra a través de la flor, el estambre, el órgano reproductor femenino de la flor. Y luego puede infectar la planta y pasar al tronco y al tallo.


Hace unos años, casi tuvimos que remover la pera de arena y se necesitó bastante intervención hortícola para llevarla a donde está hoy, que es en un estado estable. Pero es una buena lección para aprender que, al igual que los humanos y los animales, las plantas no viven para siempre. El Arboreto tiene un muy robusto, lo que llamamos, programa de repropagación. Estas son decisiones curatoriales que dicen si una planta está en decadencia, o si está envejeciendo, en realidad tomamos material clónico, esquejes, de esa planta en la producción de la planta para continuar el linaje de ese espécimen.



Cuando esa pera de arena comenzó a decaer, inmediatamente la reprodujimos, y sus, supongo que sus hermanos, o descendientes, están ahora en otras partes del Arboreto, de modo que si entra en declive de nuevo, se retiene en nuestro paisaje.

Toque aquí para leer las transcripciones.