408. Cimientos de la Mansión Bussey

Cimientos de la Mansión Bussey

Estos cimientos marcan el lugar de la Mansión Bussey, una casa construida a principios del siglo XIX por Benjamin Bussey, quien había desarrollado un interés en la agricultura después de una exitosa carrera en los negocios. Compró muchas de las parcelas de tierra alrededor de este lugar, y construyó una casa neoclásica en la ladera de esta colina. Desde este lugar, Bussey y su familia entretenían a amigos, daban la bienvenida a los visitantes y supervisaban las actividades agrícolas y hortícolas de los terrenos. Cuando Bussey murió, dejó la finca a la Universidad de Harvard. La tierra, en combinación con un legado financiero de James Arnold, formó la base del Arboreto. Hoy en día, la cima de Bussey Hill ofrece vistas de Blue Hills y el centro de Boston.

La directora de la Biblioteca y los Archivos Lisa Pearson habla sobre la vida y el legado de Benjamin Bussey en el siguiente segmento.

Me llamo Lisa Pearson y soy la directora de la Biblioteca y los Archivos del Arnold Arboretum.



Benjamin Bussey era un comerciante de Boston. Nació en Stoughton, Massachusetts, y sirvió en la Guerra de Independencia. Durante ese tiempo, fue intendente y en su época de intendente, como parte de sus deberes, aprendió a negociar, y habilidades que le permitieron establecerse bien posteriormente. Después de la guerra, fue aprendiz de un orfebre platero de Hesse y aprendió ese oficio y luego se dedicó al comercio, estableciendo lazos comerciales con Europa.


Esto fue, por supuesto, después de la Revolución, y hubo oportunidades para los jóvenes inteligentes que buscaban hacer algo de dinero. Y en realidad hizo bastante dinero, y comenzó a investir en bienes raíces. Fue dueño, en un momento dado, de una gran parte de Bangor, Maine. Y luego se dedico a obtener fábricas de lana. Tenía fábricas de lana en Dedham, y alrededor de 1800, sintió que estaba lo suficientemente cómodo como para comprar una propiedad y establecer una casa de campo, una finca, lo que hizo en Jamaica Plain. Y fue esta finca, que vivió desde aproximadamente 1800 hasta su muerte en 1842, la que más tarde legaría a la Universidad de Harvard, y que se convertiría, mucho más tarde, en el Arnold Arboretum.


Cuando Benjamin Bussey escribió su testamento, especificó que la tierra debía ser donada—o legada—a la Universidad de Harvard. Quería hacer una institución para la educación en agricultura y horticultura. En ese momento, había legado una propiedad para que le proporcionara ingresos, pero debido a la tenencia vitalicia que sus herederos tenían de la propiedad, y debido a los fondos necesarios para adquirir el dinero para una dotación, la Universidad no procedió más en ese momento. Sin embargo, en 1871, los herederos permitieron que se donaran unos 10 acres de propiedad, y esa zona se convirtió en la Institución Bussey, que en ese momento era un programa de licenciatura en educación agrícola para los estudiantes de Harvard. Más tarde, la Institución Bussey se transformó en un programa de postgrado en genética, y fue un programa de postgrado en genética durante varias décadas después de eso.


El legado de propiedad de Benjamin Bussey y una pequeña cantidad de fondos para su mantenimiento no era suficiente para hacer una institución. Se necesitó una afluencia de fondos de un hombre llamado James Arnold.


James Arnold era un comerciante ballenero de Nueva Bedford. No tenía lazos con la Universidad de Harvard, pero tenía a su cuñado, que estaba ligado a la Universidad. Su nombre era George Barrell Emerson. Era notable por el libro que había escrito sobre los árboles de Massachusetts, que fue un buen estudio temprano de los árboles de Massachusetts. También se destacó por su papel como pionero en la educación de las niñas. Dirigió una escuela para la educación de las niñas en Boston, y fue un pensador y educador bastante progresista para las jóvenes.


Él, como dije, era también el cuñado de James Arnold, y sabía, a través de sus lazos con Harvard, conocía la propiedad de Benjamin Bussey, y fue una de las personas que ayudó a James Arnold a planear su testamento y a pensar en lo que su dinero podría hacer si se dejara como un legado. Arnold hizo su legado no directamente a la Universidad de Harvard, sino como un fondo. Y luego fue Emerson quien llamó la atención de la Universidad sobre este fondo en particular, y persuadió a la Universidad para que lo aceptara como un legado a la Universidad. Y fue entonces la tierra de Bussey, unida al dinero de Arnold, lo que permitió que se creara el Arnold Arboretum como una institución viable que tenía suficientes fondos para ser una institución viable.

Toque aquí para leer una transcripción.